domingo, 12 de julio de 2009

Otra alternativa ( capítulo 18)


Otra alternativa
Mi habitación., antes la de Edward, se había convertido en mi fortaleza, cuando estaba en ella podía pensar con libertad, relajarme y analizar en profundidad los últimos acontecimientos.
Lo que realmente me preocupaba no era que me hubiese hecho amiga de un vampiro, algo que ningún padre recomendaría a sus hijos. Mis sentimientos se encontraban a flor de piel. Recordé el momento en el que Edward me dijo que se había enamorado de bella el primer día que la vio. ¿ Puede ser eso posible? Antes no lo habría creído pero ahora... sabía bien que quería decir Edward con esto. Recordé el día que descubrí su fotografía y quedé prendada de aquellos ojos, de aquella cara, siempre llevaba conmigo esa imagen, no imaginaba que lo tendría delante de mi unos días después. Y así había sido, y si una sola imagen había conseguido dejarme fascinada , el por entero superaba esa fascinación con creces, hasta el punto que lo había convertido en amor, un amor imposible.

Era consciente de ello, Edward jamás me correspondería, su amor ya tenía dueña, Bella Swan, y yo había llegado mas de cien años tarde.
Existía un problema mas, Edward leía en mi mente. La noche fue insoportablemente larga, esperaba con ganas que llegase la hora de poder ir a visitarle, aún me quedaban muchas cosas mas por saber, además empezaba a pensar que mi compañía no le era tan molesta como me hizo creer la primera vez que nos encontramos.

Creo que yo suponía para el ese nexo que había perdido al ocultarse de los humanos durante estos diez últimos años.
Intenté imaginarme como habrían sido estos últimos años para Edward, debían de haber sido eternos, aunque no estaba muy segura si la eternidad tenía el mismo significado para Edward que para mi.
Sentí lástima por él y por su triste historia de amor, había dejado marchar a su amor por protegerla, no habíamos profundizado en esta cuestión, aún no me había quedado claro de quién debía protegerla, tal vez.. de el mismo?
En cuanto amaneció me vestí todo lo deprisa que pude y no esperé al resto de mi familia para desayunar, salí de casa sin reparar en que llovía a mares.
Cuando llegué a la cabaña no encontré a Edward , decidí esperarle en el interior, ya dentro me llevé una gran sorpresa, había acondicionado la cabaña, todo estaba ordenado y limpio. Incluso había algún mueble, ¿ Qué no era capaz de hacer este chico?, encontré una nota sobre una mesita de café en la que pude leer “ he ido de caza, ponte cómoda no tardaré en volver”

Me senté sobre una alfombra con colores tostados , no había otra cosa donde poder sentarse pero era mullida y cómoda. ¿ Cuanto debía esperar?.
El frío empezó a invadir mi cuerpo, mojada como estaba. Por suerte había leña en el interior y una hermosa chimenea esperando a ser encendida, ¿ cerillas? Increíble, piensa en todo... encendí un discreto fuego que sirvió para calentarme y me tumbe sobre la cómoda alfombra, en pocos minutos me quede dormida.
Cuando desperté era casi de noche, di un respingo sobresaltada,

- Edward? – pregunté
- Tranquila, estoy aquí- contestó Edward desde otra habitación.
- Me quedé dormida, ¿hace mucho que has regresado? Pregunté
- Si, pero no quería despertarte
- Esto es genial- dije refiriéndome a la cabaña
- Supuse que estarías mas cómoda si limpiaba y ordenaba un poco este desastre.
- Vaya gracias...- No sabía que mas decir, ¿ había hecho esto por mi?
- Supuse que volveríamos a vernos y no estaba en condiciones.
- ¿Supuse? – pregunté contrariada
- Bueno en realidad sabía que volverías
- Eso me cuadra mas
- También te traigo algo de comida, he sido muy descortés todo este tiempo por no haberte ofrecido nada
- Oh no, no importa no tenias que haberte molestado
- No es molestia, pensé que tendrías hambre, has dormido mucho.
- ¿ has estado todo el tiempo aquí? – pregunté algo recelosa
- Te he observado mientras dormías, espero que no te haya importado
- No, claro que no me importa- en este momento creía que mi corazón se me iba a salir del pecho, pero algo malo debía pensar porque Edward pareció incomodarse y añadió..

- Solía mirar a Bella dormir todas las noches, lo echo de menosY ahí estaba, un buen gancho para ponerme el corazón en su sitio, Edward volvía a marcar sus límites para que yo no olvidara ni por un segundo que Bella y solo Bella podría ocupar su corazón.

No pude evitar sonrojarme y sentirme menos preciada ,a aunque sabía que el no tenía la culpa, la culpa era solo mía , de nuevo experimenté la misma sensación de ahogo que el día anterior y me excusé diciendo que era demasiado tarde y que debía volver a casa.
Evidentemente Edward sabía el verdadero motivo de mi espantada. Rechacé que me llevase a casa, lo de ir colgada de su espalda no me parecía una buena idea, y por otro lado prefería caminar.
Me despedí de Edward que se mantenía cabizbajo prometiéndole que volvería a visitarle. Cuando me alejaba le escuché decir mi nombre, al girarme nos miramos en silencio, después de unos segundo que se me hicieron ternos preguntándome que pasaría, Edward solo acertó a decir
– Lo siento -y desapareció.
Caminé despacio, sentía una gran desazón y por otro lado rabia, ¿ Por qué tenían que ser las cosas así?
Envidiaba a Bella, si yo hubiese tenido una sola oportunidad de haber sido ella no hubiese permitido que se marchara y si de igual manera lo hubiese echo le esperaría, le esperaría eternamente.
Pese a las pocas esperanzas que tenía de que Edward me correspondiese lo tenía claro, siempre hay otra alternativa. Eso me animó mas y esa noche pude dormir tranquila haciendo planes para el día siguiente.

1 comentarios:

Alice... dijo...

Crap!... ¿porqué la llamo?, ¿Qué quería decirle...? no en serio ...¿QUÉ QUERÍA DECIRLE? noooooo... ME ENCANTA QUE LA HAYA VISTO DORMIR...ME ENCANTA! POR FAVOR escribe más.
un favooor.... puedes hacer los capítulos mas largos... asi no nos dejas con la intriga.
-una pregunta... ¡Jacob va a aparecer en este Fict?- Si puedes me respondes...

Gracias,

Cuidense.

Publicar un comentario