jueves, 2 de julio de 2009

Su Fiel Amigo (Capítulo 11)



CAPÍTULO 11: “La Mansión Cullen”

Mientras Embry y Quil llevaban al hospital a Charlie y el cuerpo de Seth, el resto de la manada permanecimos en corro allí en el patio delantero de la casa de los Swan. Debíamos tomar una decisión respecto a la desaparición de Bella. Dos cosas estaban claras, primera: Bella estaba en manos de los vampiros, y segunda: aquella situación no iba a acabar bien.

Teníamos como mucho diez minutos para preparar el rescate, o lo que fuera necesario, para recuperar sana y salva a Bella.

Sabíamos donde vivía el aquelarre Cullen. Vivian a las afueras del centro. Debíamos cruzar el puente de río Calwah, donde la carretera se desviaba hacia el Norte. El camino no estaba señalizado y apenas era visible entre los helechos. El bosque invadía el sendero hacia la casa hasta tal punto que sólo era distinguible a pocos metros de distancia. La casa estaba rodeada de una pequeña pradera, pero se mantenía en la penumbra del bosque. La casa estaba pintada de un blanco desvaído y suave, tres pisos de altura y era rectangular y proporcionada. No se parecía nada a las casas de los vampiros de las películas.

Unos minutos antes de ponernos en marcha, Quil y Embry se unieron de nuevo a nosotros. Charlie estaba bien, y Seth… bueno, le estaban haciendo la autopsia. Embry nos dijo que Sue, la madre del fallecido, estaba de camino al hospital junto a mi padre.

Decidimos seguir el plan como lo habíamos planeado. Un solo error, nuestro plan fracasaría, y la vida de alguno de nosotros también acabaría fracasando… por decirlo de alguna manera.

Nos adentramos en el bosque de forma lineal. Sam estaba en uno de los extremos, y Jared en el otro. Yo me situaba en el medio, expectante a los movimientos de la manada y a los exteriores. Podía vigilar todo lo que quisiera desde esa posición. Tardamos dos minutos en llegar al territorio enemigo. La casa, era como la he descrito anteriormente. No había cambiado nada desde que la encontré por casualidad.

Nos dividimos en dos grupos. Paul, Jared, algunos miembros más y yo, atacaríamos por la parte delantera de la casa. Mientras Sam, Quil y otros, lo harían por detrás.

Me adelanté a ellos, y muy sigilosamente abrí la puerta delantera, que por suerte estaba abierta. Cuando llegamos al interior de la casa, nos quedamos perplejos delante su magnitud y esplendor. Era menos predecible que el exterior. Aquel interior era aún más sorprendente. Era muy luminoso, espacioso y sobretodo grande. Seguramente había estado dividido en tres habitaciones, pero había hecho desaparecer los tabiques para conseguir ese espacio más amplio. La vidriera trasera estaba orientada hacia el sur donde podía verse los cedros del jardín, desprovisto de árboles, el cual se extendía hasta alcanzar el río. En la parte inferior de la estancia no había nada, así que subimos hacia el segundo piso por la maciza escalera de caracol. Las paredes del siguiente piso eran altas con un techo de vigas, los suelos de madera y las gruesas alfombras todas de diferente tipo de blanco.

Pero... tampoco había nadie allí.

3 comentarios:

hamtaraa dijo...

=O qero mas capitulos! esta geniiaal!!

GrEtTeLiTa dijo...

¡¡ Dios !!

Estoy ansiosa por saber que sucede !!!

Me encanto el capitulo xD

Anónimo dijo...

EN HIORA BUEN , EXELENTE QUE ACTUALICES TAN PRONTO Y NOS BRINDES MAS INTRIGA E IMAGINACION.
FELICIDADESS.

SIGUE ASI.

ZENN

Publicar un comentario