lunes, 18 de mayo de 2009

Otra alternativa ( capítulo 9 y 10 )

Hoy os traigo dos nuevos capítulos, el motivo es que el capítulo 9 es muy corto y no quiero dejaros con la intriga. Asi que espero que os gusten!

El robo
Durante el camino a casa no pude evitar recordar toda la conversación mantenida con el Comisario.
La lluvia caía a borbotones y apenas podía ver algo en la carretera, estuve tentada de parar en el alcen y esperar a que escampara, pero finalmente encontré el camino que se adentraba en el bosque y llegaba hasta mi casa.
Dejé el coche en el garaje y me acerqué hasta el rincón donde había encontrado todos esos recuerdos y donde ahora se ocultaban los míos.
Pero cuando estiré el brazo para coger la caja no encontré nada, palpé toda la superficie con la mano pero no había ni rastro de mis cosas, habían desaparecido.
Entré en casa como alma que lleva el diablo en busca de mi madre, estaba convencida que había descubierto mis cosas y como tanto temía las había tirado a la basura.
- Mamá mamá! – grité enfurecida
Mi madre salió de la cocina alertada por mis gritos.
- ¿Ocurre algo Sylvia?
- Claro que si, ya lo creo que si, han desaparecido mis cosas!
- ¿ De que cosas me hablas?
- Mamá todos mis recuerdos, no hay nada, no te hagas la inocente, se que estas detrás de esto.

Mi madre parecía confusa, al juzgar por su expresión no tenía ni la mas mínima idea de lo que estaba diciendo.
- Sylvia cálmate , yo no he cogido nada y mucho menos tirarlo a la basura, no me gusta el tono que estas empleando conmigo y tampoco me gusta que me acuses si tan siquiera preguntarme primero.
- Pero...¿ entonces quien ha sido? Mis cosas las dejé en el garaje y ya no están, estaban escondidas y ahora no hay nada, han desaparecido.
- Quizás haya sido tu padre, puede que se confundiera y creyese que no servían, deberías preguntarle a él.
Dejé a mi madre bastante enfadada, y subí deprisa las escaleras, mi padre se encontraba en su despacho.
Entré sin llamar y le pregunté si sabía algo acerca de la desaparición de mi caja. Al parecer el tampoco sabía nada.
Tan sólo quedaba mi hermana Chloe y ella aún no había regresado de hacer su supuesto trabajo de Inglés.
Si no habían sido mis padres, tenía que haber sido ella, solo cabía esa posibilidad, pero tampoco tenía ningún sentido ¿para que iba ella a tirar mis cosas? ¿Tanto me odiaba por haber tenido que marcharnos a Forks?
Chloe llegó para la hora de la cena. En la mesa no había muy buen ambiente a consecuencia de mi trifulca con mi madre, el ambiente era algo incómodo. Yo sabía que me había equivocado y le pediría perdón, pero antes tenía que saber quien había cogido mis cosas.
- Chloe,¿ has cogido una caja del garaje? – le pregunté a mi hermana sin rodeos, quería ver su expresión, conocía muy bien a mi hermana y sabía si me engañaba, pero su expresión fue la misma que la de mis padres, no tenía ni idea a que me refería.
Ayudé a mamá a recoger la cocina y aproveché el momento para disculparme por la forma en la que la había hablado.
Mamá no era difícil de ablandar y enseguida supe que me había perdonado.
Subí a mi habitación agotada, Rusty me seguía. Me fui a duchar y a poner el pijama y caí sobre el sofá negro que ya se había convertido en mi cama, completamente exhausta.
Dormí como un bebé el resto de la noche.
A la mañana siguiente me desperté congelada de frío,en mi habitación hacía demasiado frío, me metí en la ducha y abrí el grifo del agua caliente.
Sentía como el agua caía sobre mis hombros y como poco a poco conseguía entrar en calor.
Me esperaba otro interminable día de instituto y de soledad.
Me esperaba otro interminable día de instituto y de soledad.
La semana transcurrió con normalidad, llegaba a casa, estudiaba, ayudaba a mi madre con la cena y subía deprisa a mi habitación bien para disfrutar de las vistas , bien para escuchar música.
Por fin llegó el fin de semana, el tiempo en Forks era una maravilla, no se veía ni rastro del sol, lo que para mi suponía la libertad , durante la semana había estado esperando con ansias la llegada del sábado pues ese día era el elegido para mi excursión por el bosque.
La excursión
Por la mañana después del desayuno le dije a mis padres que aprovecharía el día para conocer algo mejor el bosque.
A mis padres no les pareció bien la idea y tuve que prometer que no me adentraría y que me mantendría cerca de casa.
Rusty estaba emocionado con la excursión y no paraba de mover la cola.
El cielo era de un gris plomizo y amenazaba tormenta, pero eso no era impedimento para mi expedición.
Salí de casa con Rusty siguiendo mis pasos, pero en poco tiempo era yo quien seguía los suyos.
Llegamos hasta el río, llevaba un gran caudal y era bastante ancho, por aquel sitio no podríamos pasar así que tendríamos que buscar un paso o una zona donde el río se estrechase y poder saltar.
Bordeamos el río y en un kilómetro mas o menos encontramos un paso por el que poder cruzar.
La tormenta avanzaba con gran rapidez y ya casi la teníamos encima, pensé en mis padres y en lo intranquilos que se pondrían si comenzaba a llover y no había regresado a casa. Estuve a punto de volver pero algo llamó mi atención e impidió que diese la vuelta.
Una cabaña de piedra semiderruida se adentraba en un claro del bosque.
No tenía ni idea de que por allí pudiese haber alguna casa, nadie nos había dicho nada al respecto.Debía de estar abandonada pues quizás llevase allí mas de cien de años.
Apreté el paso para llegar cuanto antes hasta la vieja casa, pues ya empezaba a llover y sería buena idea refugiarse hasta que pasara la tormenta.
Rusty se me adelantó y pude ver como corría en dirección a la cabaña, de pronto dejé de verle.
Llegué agotada hasta la cabaña pero no ví a Rusty, ¿dónde se habría metido?.
Comencé a llamarle en voz muy alta pero seguía sin aparecer.
La puerta de la cabaña estaba entre abierta y pensé que Rusty se podría haber metido dentro.
-Que perro tan listo!- murmuré. Entré muy despacio en la cabaña, estaba completamente a oscuras, las ventanas estaban tapiadas con tablones y apenas pasaba la luz, no podía ver prácticamente nada. De nuevo llamé a Rusty mientras caminaba a tientas por la cabaña preocupada de no tropezar Pero tropecé y casi caigo al suelo de bruces si no es porque supe mantener el equilibrio. Había tropezado con un objeto cuadrado, un caja posiblemente, me agaché para apartarla y cual fue mi sorpresa al amarrarla que pese a la poca luz que había en el interior de la cabaña, pude reconocer que aquella caja era mi caja, la que contenía todos mis recuerdos.
Confundida, la cogí y la sostuve en mis brazos, no era tiempo de hacerse preguntas, debía salir de allí enseguida.
Me giré para salir de la cabaña indicando a Rusty que me siguiera, Rusty se frenó en seco y se sentó sobre sus patas traseras negándose a moverse.
- Perro tonto, ¿ quieres moverte? Tenemos que volver a casa!- Rusty seguía paralizado con la mirada fija en un punto.
Me quedé mirando a Rusty, conocía bien a mi perro, sabía que algo había llamado su atención, seguí con mi mirada los ojos de Rusty y el punto donde estaban fijos, cuando mi vista se clavó en aquella silueta ahogué un grito de terror. Mis piernas quedaron paralizadas.La silueta estaba en la puerta, quieta, no conseguía verla con claridad, lo que si podía ver es que era grande y fuerte y no movía ni uno solo de sus músculos, parecía de piedra, imperturbable.
Quería hablar ,pero era incapaz de abrir la boca, Rusty parecía hipnotizado y no movía absolutamente nada.
Al fin la silueta habló,Su voz entró por mis oídos como una melodía, incompresiblemente pese al pánico que sentía esa voz me producía efectos contrarios. No obstante, fue cuestión de segundos pues al instante esa voz que me había parecido armoniosa se me antojó furiosa y aterradora.
-¡ Qué estas haciendo aquí?- me espetó la voz, yo no conseguía vocalizar palabra alguna, presa del miedo como estaba, no paraba de pensar en mis padres y mi hermana y si volvería a verlos – Te he preguntado ¡que estas haciendo!!!! - La voz rugía furiosa y yo incomprensiblemente continuaba paralizada presa del pánico. Al fin, conseguí decir... – lo ...lo siento yo... yo solo quise resguardarme de la lluvia y entonces mi perro... - ¿ Crees que me importa? . la voz volvió a rugir – Márchate enseguida antes de que me arrepienta de dejarte ir!- continué clavada, mis piernas no respondían y entonces la voz se impacientó y con toda la potencia de la que fue capaz rugió ¡ FUERA!!-me asusté tanto que solté la caja que sostenía en mis brazos y salí corriendo de allí, para cuando llegué a la puerta, la silueta ya no estaba pero ni siquiera pensé en ello pues sólo pensaba en huir lo mas rápido posible.
Corría bajo la lluvia que caía sin tregua alguna, mis lágrimas de terror se mezclaban con las gotas que caían de mi cabeza empapada, cuando llegué al río crucé por un sitio diferente donde el río parecía mas estrecho, di un salto pero no calculé bien la distancia y caí sobre el barro . Me levanté y seguí corriendo buscando desesperadamente mi casa, Rusty me seguía de cerca, al fin, tras correr durante un tiempo que se me hizo interminable, logré divisar el sendero que conducía hasta mi casa.
Cogí el sendero sin frenarme y corrí mas rápido aún, hasta que llegue al gran porche donde me detuve para sosegarme y recuperar el aliento. Debía tranquilizarme, mis padres no podían verme en ese estado, se preocuparían y harían preguntas, preguntas que no sabía responder por el momento.
Entré en casa, estaba sucia por el barro y empapada, aún temblaba pero ya no estaba segura de si era por el frío o el pánico que sentía.
Subí deprisa a mi habitación saludando a mi familia que se encontraba en la cocina .
Cuando entré en ella me desplomé sobre mi cama y empecé a llorar como si tuviese dos años, no me había dado cuenta hasta ese momento, que sobre mi cama a mi lado, había una caja. La misma caja que hacía unos minutos había soltado en mi huída, mi caja, mis recuerdos.
Estaban allí, alguien los había dejado allí, sobre mi cama.No podía ser, ¿ qué estaba pasando? Era de locos, ¿cómo habían llegado hasta allí? ¿ era alguna especie de broma macabra?
Empecé a sentirme mal, temblaba por el frío y un terrible dolor de cabeza se apoderó de mi. Entré en el baño para ducharme y ponerme ropa limpia y llamé a mi padre para que me echara un vistazo. Estaba ardiendo en fiebre y mi padre me dio unas pastillas que tomé sin protestar, me metí en la cama, aquella que no había usado ni una sola noche y me encogí entre las mantas haciéndome un ovillo, me quedé dormida, completamente dormida hasta bien entrada la noche.
Cuando desperté, en casa no se escuchaba ni un solo ruido, todos estaban ya acostados, había dormido toda la tarde y parte de la noche, la fiebre había remitido, estaba cansada pero mantenía la cabeza mas despejada.Me levanté de la cama y me fui hasta el sofá negro donde me acurruqué, miraba hacía la noche oscura a través del ventanal, la lluvia continuaba cayendo ininterrumpidamente.

11 comentarios:

GrEtTeLiTa dijo...

OK ...

Este par de capitulos me han gustado mucho =)

xD

Valio la pena la espera xD

Bea dijo...

Guau!!! sesión doble, jejejeje. Ahora a esperar para saber quién era la silueta misteriosa... (espero no alejarme mucho con mi idea, la verdad)y, sea como fuere, tiene la delicadeza de devolverle su caja, lo cual demuestra que buscaba su caja, sabía dónde vivía y se la lleva... Bueno, hoy estoy demasiado filosófica. Preciosos los dos capis!!! espero el próximo. 1besico

Sandra dijo...

Esto...Raquel, cada vez es mas adictivo tu fict :P, esperando el nuevo capitulo! :)

Raquel dijo...

Gracias la semana que viene tendremos uno nuevo

Anónimo dijo...

Buenisimooooo, imagino que es Edward, y esta en lucha consigo mismo, ya que imagino le va a atraer igual que Bella, lo que me desconcerto fue lo de siluta grande y musculosa ya que no concuerda con Edward. Pero el giero y la cadencia son igual que siempre es exelente. yaespero massss.

Sabes con la creatividad que tienes seria genial que igual que Sol de Media Noche hicieras unos capitulos desde la perpectiva de Edward o e en su caso que nos dieras alternativas de la obrsa inconclusa de Sol de Media Noche.

Muchas gracias por tu dedicacion y esfuezo.

Recuerda que tienes un compromiso.

carla dijo...

me a encantado.........espero con ansias tu otro capitulo.....espero lo subas pronto...no puedo esperar

Raquel dijo...

Anónimo, gracias por tus palabras y por tu sugerencia, a decir verdad era algo que tenia en mente pero primero terminemos con este fict y despues os hablaré del siguiente proyecto.
En cuanto al compromiso, estoy deacuerdo, al igual que tengo un compromiso con el blog lo tengo con esta historia y como vosotros ansio cada día descubrir mas y mas, ya que pese a que tenga una idea en mente, cuando escribo es como si todo fuese tomando forma , es como si la historia encontrara su propio camino, asi que espero no defraudaros.

Anónimo dijo...

puta

Raquel dijo...

jejeje veo que no te ha gustado la historia...

marta m. dijo...

que gracioso comentario! que pena que no de la cara... jajaja que tipico

Bea dijo...

Raquel, ni caso a este tipo de comentarios. A quien no le guste, que no lo lea y, muchísimo menos, que insulten. Yo espero que actualices pronto, porque me encantan tus historias. 1besico

Publicar un comentario