jueves, 23 de julio de 2009

II Parte Su Fiel Amigo (Capítulo 13)




Capítulo 13: "Recuerdos"


- ¿En qué piensas grandullón? – me dijo Leah rodeándome con sus brazos por la espalda. – Es un sitio muy bonito. ¿Cómo sabias de este lugar? –

- Fue uno de los sitios por donde buscamos a Bella… - le respondí casi ausente.

- Oh… - hizo una breve pausa, no se esperaba aquella respuesta. – ¿Todavía piensas en ella? – prosiguió con una tierna voz de seda.

- Mañana hará dos años de su desaparición –

- Y de la muerte de Seth – me interrumpió.

- Lo siento Leah. Sólo he querido venir aquí porque a pesar de la incertidumbre que pasamos, este sitio me devolvió la vida y me abrió los ojos. Estuvimos mucho tiempo buscándola para nada, porque ambos sabíamos que no la volveríamos a ver. – me di la vuelta despacio y me quedé mirándola a los ojos.

- ¿Y hacia qué te abrió los ojos? – susurró derramando suavemente sus lágrimas.

- Me di cuenta que todavía te amaba a ti. Y fui muy duro contigo cuando volviste de tu cambio, y no quise escucharte... me dolía todavía demasiado, me dejaste tirado…-

- Jake… - Me abrazó cariñosamente mientras acariciaba suavemente mi pelo con las yemas de sus dedos, enredándose en ellos mi larga melena.

Cierto, aquel sitio era maravilloso. Lo llamaban Sunset Forks, era un valle rodeado tanto de bosque como de costa, y desde ahí se podía ver tanto el amanecer como el atardecer. Aquello era mágico. Estaba a las afueras de Forks, pero seguía siendo territorio del condado.

- ¡Tengo noticias nuevas! – me dijo entusiasmada.

- ¿Sue? – dejé caer.

- ¿Cómo lo has sabido? – me miró sorprendida.

- ¿Tengo que recordarte que nuestros padres están juntos? – Si, desgraciadamente lo estaban. El padre de Leah murió hace años por causas desconocidas, aunque mi padre sabía que habían sido los vampiros los que lo habían matado. Así que desde entonces mi padre a cuidado de Sue, cómo también la apoyó cuando murió Seth, pero desde hace unos meses, la cuida todavía más… no hace falta que os dé los detalles no? –

- ¡Tienes razón, no había caído en eso! Hahaha – añadió Leah riéndose descontroladamente.

- Bueno, cuenta. – le forcé.

- ¿Pero no lo sabías?

- ¡Oye, a tanto no llego! – me quejé riéndome entre dientes.

- Ayer me llamó y pidió verme, así que no iba a negarme y acepté. No había hablado tan bien con ella durante años. Ni siquiera me acordaba de cómo era su voz… La echaba tanto de menos Jake…

- Lo sé… yo también echo de menos a la mía. Pero yo no podré volver a oír su voz otra vez. – Después de unos minutos en silencio seguí- Yo le pedí a Sue que te llamara Leah.

- ¿Qué? – me miró sorprendida - ¿por qué hiciste eso? – me dijo furiosa.

- No te enfades ahora conmigo vale. No puedo soportar veros separadas. ¡Era tu mejor amiga, erais inseparables! Es tu madre Leah! Ahora estáis solas después de la muerte de tu hermano, teneis que apoyaros, no puedía veros más así. Así que la fui a ver y le conté todo sobre ti, la verdad.

- ¿Que no soy un vampiro? –

- Pero eres inmortal… si, se lo conté. Le dije lo angustiada que te sentías cuando te enteraste que no podrías tener hijos y lo de ser un hombre lobo no te gustaba por eso recurriste a Edward.

- Y me alegro de haberlo hecho. Me alegró que saliera mal. Me alegro ser inmortal pero no una loba… me alegro de poder llorar, poder sentir tu calor, el latido de mi corazón… - estaba muy emocionada, me encantaba cuando se ponía así. Yo también me alegraba que no fuera un vampiro pero que si fuera inmortal. Yo también lo era, así que podríamos estar juntos todo el tiempo de nuestra vida que quisiéramos. –

- Así que después de hablar con ella reaccionó y me dijo que intentaría arreglar contigo las cosas. Y así lo ha hecho. ¡Me alegro tanto por vosotras Leah! – me adelanté a ella y la cogí en brazos, tal y como habíamos dicho anteriormente los dos, sentíamos nuestros latidos y sobretodo la calor de nuestros cuerpos. Mis ojos, derritiéndose con solo mirar a los suyos. Era algo que por una vez, si dábamos gracias a Edward. Si no hubiera cometido el error de transformar a Leah, no podría disfrutar de una vida eterna con ella, y eso se lo debíamos a él. Pero… eso ya estaba más que pagado. Pagado con las dos vidas inocentes de Seth y Bella. Pero eran dos vidas, así que… todavía estaban en deuda con nosotros.


by Marta M.

2 comentarios:

SOL dijo...

hola marta solo paso a saludar y aver si ya habias publicado o algo asi pero por lo visto todavia no asi que solo mpuedo preguntarte si piensas publicar pronto o asi es como va a quedar tu fic por que la verdad es algo ilogico asi que espero publiques pronto ok kisos y apachos atte: Sol

marta m. dijo...

Hola Sol, este año estoy muy ocupada y no tengo mucho tiempo para mí, y menos para el blog. Estoy con el proyecto final de mis estudios y por eso no puedo publicar. Aún así, el fict no está acabado y lo acabaré cuando tenga suficiente tiempo.

Lamento la demora y espero tu comentario en cuando publique un nuevo capítulo.

Publicar un comentario