martes, 18 de agosto de 2009

Otra alternativa ( capítulo 22 y 23)


El asalto
Estaba exhausta , agotada pero era inmensamente feliz. No sabía exactamente que significado tenía esto, no podía saber si Edward sentía algo como lo que yo sentía por el o se había dejado llevar por sus impulsos. A estas alturas era algo que no me apetecía plantearme en este momento.
Ahora era plenamente feliz, abrazada como estaba a Edward.
Me encontraba protegida en los brazos de Edward pero había comenzado a oscurecer y mis padres regresarían pronto. –
- Tengo que marcharme- fue lo primero que dije desde que había dicho que no tenía nada mas que hacer allí-
- Puedo llevarte, si quieres.- se ofreció Edward.
- El seguir junto a ti es algo difícil de rechazar pero creo que prefiero caminar.
- Eso también se hacerlo- dijo divertido.
- Lo sé ,pero creo que si vienes conmigo me costará mas trabajo despedirme de ti.
- Es posible, pero quiero acompañarte.
- Vale, te dejaré que me acompañes pero si después no dejo que te marches no digas que no te lo avisé.
- Estaré atento por si eso ocurre.
- Ja ja muy gracioso.

Nos pusimos en marcha, caminábamos despacio. Edward y yo no hablábamos mucho nos hacíamos compañía y con eso era suficiente. Al llegar al río nos despedimos, era mejor separarnos aquí, si me acompañaba mucho ma,s mis padres podrían descubrirnos y no era buena idea. Sobre todo cuando el jefe Swan merodeaba a menudo por mi casa.
Me cogió de ambas manos y me miró fijamente a los ojos.
- No tienes que preocuparte de nada, no me arrepiento de esto- Había escuchado en el fondo de mi mente la preocupación que sentía por como estarían las cosas entre los dos ahora-
- No se como acabará esto y no quiero que pensemos en ello, no hoy. Descansa, pronto volveremos a vernos.- Me besó en la frente con ternura.
- Edward- exclamé, No pensaré en ello solo si me prometes que no volverás a marcharte.
- Lo prometo- dijo seguro de si mismo.
No me dio tiempo a mas, Edward desapareció de la forma en la que acostumbraba a hacerlo. A toda velocidad.
Crucé el río por el paso mas cercano que había hasta mi casa, iba en una nube,¿ Edward y yo? Era un sueño, un sueño hecho realidad. Recordaba con todo detalle como había sucedido todo, sus caricias, sus besos... cuando estaba apunto de coger el sendero que llegaba hasta mi casa, una figura de mujer me sorprendió.No tuve tiempo de huir, se abalanzó sobre mi como si de su presa se tratara y el resto fue oscuridad. La mas absoluta oscuridad


Instinto ( Edward)

Debía alimentarme, saciar la sed. Sylvia calmaba mis instintos mas fieros pero cuando me alejaba de ella creía enloquecer.
Ni por un segundo habría imaginado que las cosas con Sylvia acabaran de aquella forma. No se que me ocurrió, cuando decidió marcharse solo pude pensar en una cosa, ella no, otra vez no.
Me había gritado, había tenido el coraje de enfrentarse a mi, me había vuelto a ganar con su terquedad, su insistencia.
Su abrazo y sus besos fueron mi refugio durante ese tiempo. Su cuerpo perfecto me llamaba cada vez que la contemplaba, Yo quería luchar contra todo esto. Pero finalmente no pude hacerlo.
Ella tenía razón, yo era el débil.
El recuerdo de Bella siempre presente permaneció oculto, pero siempre existiría esa amenaza. Era algo que no podría evitar, algo que me acompañaría toda la eternidad.
¿ Entonces que era Sylvia para mi? ¿ Acaso solo era el deseo que sentía hacía ella desde el primer día que la vi?
Le había dicho que todo estaba bien, que no me arrepentía de nada, ¿ estaba diciendo la verdad? No lo sabía, me encontraba confuso. ¿ era capaz de darle lo que ella me pedía? Podría pasar el resto de mi vida a su lado sin dañarla? ¿Podría hacerlo después de mi historia con Bella?
Algo estaba claro, Sylvia no merecía que la dañase, no podría esconderme de nuevo. Si mis sentimientos no eran firmes debía decírselo.


Cacé dos ciervos y un puma, necesitaba concentrarme en algo, la culpa amenazaba con aparecer en el momento que bajase la guardia.
Si, me sentía culpable, había faltado a mi palabra. A las dos personas que hasta ahora habían hecho sentir a mi corazón ya muerto.
Preferí cazar y matar a mis presas en vez de vigilar y proteger a Sylvia.
Quise desconectar mi mente de la suya y no la escuché gritar, pedirme ayuda a través de sus pensamientos. No estuve allí para protegerla.
Cuando regresé de caza, ya en la cabaña, me sorprendió no escucharla, solo escuchaba preocupación, al jefe Swan y sus padres. De la voz de Sylvia no había ni rastro. Debía prestar toda mi atención para saber que estaba pasando en la mansión Cullen.
Sus padres y su hermana permanecían juntos, la preocupación invadía sus mentes, Sylvia había desaparecido, ¿ Donde estaba?.
El jefe Swan peinaba el bosque junto a sus hombres y los perros.
Yo sabía que Sylvia no estaba en el bosque, no podía oírla, eso solo podía significar dos cosas: o estaba muy lejos o lo que era aun peor, estaba muerta.
Muerta, me repetí esta palabra que para mí apenas tenía valor, pero la cosa cambiaba cuando se trataba de Sylvia.
Decidí rastrear el bosque, no dejarme ni un palmo.


Llegué hasta el limite entre forks y la reserva Quileute, sabía que si trasvasaba la línea podía meterme en un lío, ese incordio de Jake siempre estaba vigilándome, el se permitía el lujo de pasearse por mi bosque mientras yo no podía cruzar los límites.
En este caso me daba igual, debía encontrar a Sylvia .
Crucé la línea que separaba ambos territorios, quizá esos chuchos no me detectasen.
Nunca había sido un gran rastreador, al contrario.
Sylvia no aparecía, no podía escucharla, seguía sin poder oírla. ¿ Qué había pasado?
No podía dejar de sentirme culpable, debía haberla acompañado hasta su casa, debí haber estado atento, sabía que el bosque escondía muchos peligros, pero había sido mas importante olvidar mi culpa que protegerla y ahora podía estar en peligro o lo que era peor muerta.
Algo no iba bien , lo percibía.
Llegue hasta un claro y ahí me detuve, debía concentrarme, intentar escuchar cualquier cosa que me diese una pista de donde podría encontrarse Sylvia.
Los pude oler, pero no me moví, decidí plantarles cara, además ya era tarde, concentrado como estaba en encontrar a Sylvia no me había dado cuenta de que me habían detectado y ya estaban aquí, huir era imposible. Mejor enfrentarse a ellos.

4 comentarios:

Alice... dijo...

Crap!

QUE LE HICIERON A SYLVIA!
NOOOOOOOOO
Y EDWARD NOOOOOOOOOOOOO
ME VOY A MORIR..... =(
PUBLICA LO ANTES POSIBLE....
PORFAVOOOR....



GRACIAS

maiy dijo...

Por Dios Ke Le paso a silvia ???
kie era esa mujer? y kienes eran los k detectaron a edwar???
por dios xk nos dejas ASI raquel m muero dlas ancias por leerl el prox cap """como siempre jeje""
plzzz no trdes muxxo en subir el prox cap!!!
chao***
kuidate***
besos***...

Anónimo dijo...

Ahhhhhhh te quedo buenisimo este capitulo.....

Por fisssss actualizalo pronto queremos saber que pasa con los dos tanto con Sylvia...quien se la llevo, y con Edward, que le hará Jake y la manada......

Por fisss actu pronto...

CARLA

Gabri!!!* dijo...

porfa porfa porfa... sigue escribiendo no aguanto mas esta intriga!!!!!!

Publicar un comentario